Las consecuencias de no alimentarse cuando se padece anorexia

La anorexia es un trastorno psicológico que padecen aquellas personas que se obsesionan en mantener su peso lo más bajo posible. Las personas que tienen anorexia controlan a niveles exagerados su peso, su dieta y su nivel de ejercicio, ya que tienen un miedo permanente a aumentarlo. Muchas personas tienen un especial cuidado de su cuerpo e intentan mantener el peso por debajo de niveles que no se consideran saludables, pero la diferencia con la anorexia es que las personas que padecen ésta última hacen que sus controles interfieran con su vida diaria.

Como explicamos en el artículo Anorexia: 10 comportamientos que deberían hacernos sospechar hay diferentes maneras de detectar la anorexia. Es muy importante tratar estos casos, ya que éstos pueden derivar en problemas muy graves, incluso fatales, y porque pueden ocasionar otras consecuencias.

Problemas en los huesos derivados de la anorexia

Las personas con anorexia tienen problemas con su masa mineral ósea debido a su malnutrición. Estos problemas pueden llegar a ser des de osteopenia en los casos menos graves a osteoporosis en los más graves.

La osteopenia es una afección por la que la masa ósea o densidad mineral ósea es más baja que la normal. Es una forma de pérdida ósea menos grave que la osteoporosis, que es una enfermedad sistémica esquelética que se caracteriza por una disminución de la masa ósea y un deterioro de la microarquitectura de los huesos, lo que provoca que los huesos sean frágiles y se sufran fracturas.

Alimentos que pueden ayudar con la masa mineral ósea son las almendras, las coles, el brécol o las judías negras.

Aumento del colesterol

Las personas con anorexia pierden Vitamina D debido a la malnutrición. En la recuperación se ha de enfatizar el consumo de alimentos que favorecen la regulación de los niveles de colesterol, a la vez que se aportan grasas de calidad que faciliten aumentar de peso. Algunos de estos alimentos son los frutos secos o el aguacate.

Otros alimentos que reducen los niveles de colesterol son los cereales integrales (especialmente la avena), las legumbres, toda clase de verdura, alimentos con ácidos grasos omega 3 y alimentos ricos en licopenos (tomate seco), o en antocianinas (frambuesas, moras o arándanos).

Menos antioxidantes

El hecho de que las personas con anorexia sufran un déficit de antioxidantes puede derivar en enfermedades crónicas, sobre todo del corazón. Estos antioxidantes se pueden recuperar mejorando la dieta y haciendo un aporte extra de antioxidantes, como la sandía, el melón, las zanahorias, la calabaza, las frambuesas, la soja en grano y las verduras de hoja verde. También es positivo ingerir ácidos grasos saturados de cadena corta como el aceite de coco, el coco o los frutos secos.

Otros problemas derivados de la anorexia que pueden aparecer a largo plazo

Está claro que la anorexia afecta a corto plazo a las personas que la sufren, pero también puede alterar nuestro cuerpo a largo plazo, provocando que nos demos cuenta de afectaciones diversas más tarde. Algunas de estas consecuencias -que, en realidad, se pueden empezar mientras se sufre la anorexia-  pueden ser:

  • Recuento de células sanguíneas anormal
  • Cabello fino o quebradizo, o pérdida de cabello
  • Vello suave como pelusa que cubre el cuerpo
  • Ausencia de menstruación
  • Piel seca o amarillenta
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Presión arterial baja
  • Erosión dental y callosidades en los nudillos por la provocación de vómitos

Tratar la anorexia en Sarriá – Sant Gervasi

En el barrio de Sarriá – Sant Gervasi de Barcelona podemos encontrar profesionales de salud mental que pueden tratar trastornos alimentarios como la anorexia. Al ser un barrio principalmente residencial y de un alto poder adquisitivo, este distrito de Barcelona, tiene un gran número de clínicas y centros médicos que nos pueden echar una mano tanto orientándonos como tratando problemas de la salud de cualquier tipo.

 

Leave a reply