Deporte y artrosis

La artrosis es una enfermedad degenerativa, progresiva y crónica que padece nuestro sistema locomotor. Es una enfermedad muy común entre nosotros, pues las estadísticas dictan que la padecen una de cada diez personas. Son, pues, muy comunes las visitas a los especialistas más cercanos, como los de Sarriá – Sant Gervasi.

La artrosis afecta sobretodo a los cartílagos. Éstos son un tejido semirrígido que envuelve nuestras articulaciones y soporta los huesos, normalmente los más largos y pesados. Aunque la artrosis es característica de los cartílagos, los estudios más recientes demuestran que también pueden afectar los ligamientos, los músculos y los meniscos.

Síntomas de la artrosis

La artrosis presenta distintos síntomas que pueden afectar a los huesos y las articulaciones indistintamente. Estos son:

  • Dolor intenso: es el síntoma más habitual y por el cual se detectan la mayoría de los casos. Las articulaciones y los huesos duelen más de lo habitual y acudir es al médico termina por ser la única solución. Allí nos harán el diagnóstico y las pruebas necesarias.
  • Rigidez: las articulaciones se caracterizan por ser móviles. Esto nos permite mover nuestras extremidades. Cuando se padece de artrosis, las articulaciones se vuelven rígidas, y cada vez nos cuesta más moverlas. Esto afecta distintas articulaciones, entre ellas los hombros, los codos, las muñecas, las rodillas y los tobillos. La limitación de la movilidad que conlleva puede producir un gran cambio en nuestra día a día.
  • Crujidos articulares: los huesos afectados por la artrosis crujen más de lo que es habitual.
  • Inflamación: las zonas afectadas por la artrosis se inflaman más fácilmente, sobretodo cuando las llevamos al límite.
  • Derrames articulares: este síntoma se produce en casos muy excepcionales. La inflación y otros síntomas produce que haya derrames en la articulación, ya sea de los vasos sanguíneos u de otros líquidos.
  • Deformidades: solo en casos muy severos, las articulaciones pueden llegar a cambiar de forma.

Deporte: ¿causa o remedio?

Tradicionalmente se ha asociado el deporte como una de las causas principales de la aparición de la artrosis. Pero ¿es realmente así? Cuando practicamos deporte nuestro cuerpo físico acostumbra a llegar a su limite y las lesiones en las articulaciones, así como en el aparato locomotor, son habituales.

Aunque no se ha demostrado una relación directa entre el deporte y la aparición de la artrosis, sí que en algunos casos y dependiendo de la actividad física que se haga puede producirse un desarrollo prematuro de dicha patología.

Los expertos de Sarriá – Sant Gervasi en traumatología y artrosis intentan aconsejar a sus pacientes para evitar que nuestras articulaciones sufran durante la práctica del deporte. En este caso, se recomienda siempre hacer deporte a conciencia: nunca forzar demasiado nuestro cuerpo, especialmente si sentimos molestias. La asistencia de un preparador físico o un experto en el tema evitará que nos lesionemos o que hagamos ejercicios contraproducentes para nuestra salud. Éste será necesario sobretodo en el inicio de la práctica deportiva.

Por otro lado, es extremadamente necesario ir bien equipado cuando se practica el deporte. Las zapatillas deben ser las adecuadas, al igual que la indumentaria y los complementos usados. De la misma forma, los expertos intentan recomendar seguir una dieta equilibrada y adecuada para la práctica del ejercicio físico.

artrosis sarriá sant gervasi

La artrosis y los deportes recomendables

Como ya hemos nombrado, uno de los problemas de la artrosis es la rigidez de las articulaciones y la falta de movilidad que se produce en ellas. Para combatir este efecto, les traumatólogos de Sarriá – Sant Gervasi especializados en el tratamiento de artrosis recomiendan la práctica del deporte.

Sin embargo, no todos los deportes son efectivos para aliviar la artrosis. Se recomienda evitar los deportes de choque o de impacto, como pueden ser el futbol, el rugby o el tenis. Estos deportes suelen afectar de forma grave las articulaciones y los impactos en éstas provocan que los cartílagos se desgasten en demasía.

Asimismo, hay deportes que pueden ayudar a potenciar dicha movilidad sin dañar la articulación. Entre éstos encontramos: la natación, la bicicleta, caminar – e incluso correr a baja intensidad y sin forzar. Además, los ejercicios aeróbicos, los estiramientos y sobretodo la práctica de la musculación serán más que necesarios. De esta forma, el músculo cogerá más fuerza y notaremos una mejor estabilidad.

Finalmente, también se recomienda a los pacientes con artrosis hacer una buena recuperación después del ejercicio. Dedicar el tiempo necesario a los estiramientos para que no haya futuras lesiones e incluso usar otros tratamientos como los circuitos termales o el spa, que favorecen la circulación y evitan la rigidez de las articulaciones.

artrosis sarriá sant gervasi

Si necesitas un especialista en artrosis en Sarriá – Sant Gervasi, consulta aquí nuestras clínicas de confianza.

Leave a reply