Está demostrado que correr es una de las formas más eficientes para adelgazar realizando deporte. Ahora bien, hay algo que también es muy importante y va directamente relacionado con esta actividad. Se trata de cómo alimentarse correctamente. La alimentación, tanto antes como después de salir a correr, es un aspecto fundamental para conseguir los resultados físicos deseados.

Qué comer antes del ejercicio

Al menos tres horas antes de salir a correr es esencial que tomemos alimentos que nos proporcionen la energía necesaria para realizar dicha actividad. Los carbohidratos saludables, que se encuentran en los cereales integrales son un buen ejemplo. También podemos optar por las tostadas integrales, yogur bajo en grasa o sin grasa, la pasta integral o el arroz integral.

No es bueno ayunar, principalmente porque durante la noche los niveles de glucosa han disminuido considerablemente y podríamos tener sensación de náusea, mareo y falta de vitalidad.

Las frutas como el plátano o la manzana proporcionan mucha energía, al igual que las lonchas de pechuga de pavo o unas rodajas de piña.

Qué comer después de hacer ejercicio

Después de realizar la actividad deportiva es muy importante que nos hidratemos correctamente. Debemos beber mucha agua y tomar frutas, como por ejemplo un kiwi, para reponer los líquidos perdidos.

La ingesta de proteínas también es esencial, ya que ayudan a reparar los músculos. En este aspecto, la mejor opción alimenticia recae sobre la carne magra y el pescado blanco.

Si se entrena por la noche es importante evitar realizar ejercicio alrededor de las dos horas y media antes de irse a la cama. Si se realiza el entrenamiento de noche, después del trabajo, es muy importante no saltarse la cena, ya que nos ayudará a tener una buena recuperación.

Leave a reply