Nuestra sociedad usa los antiinflamatorios como una solución global y no siempre es la mejor. Si nos duele la cabeza, solemos recurrir a ellos, sí, pero también son usados para inflamaciones de diferente tipo y dolores de origen diverso.

De hecho, los AINES (Antiinflamatorios No Esteroideos), entre los que está el ibuprofeno se pueden emplear para prácticamente todo, desde una odontalgia, hasta una neuralgia, un dolor menstrual o un esguince.

Si bien son útiles para poder soportar ciertos dolores, hay alternativas a los antiinflamatorios de amplio espectro que pueden proporcionar un alivio del dolor más específico. Existe una amplia gama de aceites esenciales elaborados de forma completamente natural, que permiten un alivio mucho más concreto gracias a su acción sobre determinados tejidos. Así, si tenemos clara sobre qué zona tenemos el dolor y cómo es este, podemos saber concretamente qué planta necesitamos y, por tanto, qué aceite esencial debemos utilizar.

Estos tratamientos, por su concreta actuación sobre determinados tejidos, no sólo serán efectivos, sino que además permitirán reducir la dosis de otros tratamientos convencionales.

Remedios naturales para el dolor

Los aceites esenciales pueden ser, pues, especialmente útiles para acompañar otros tratamientos convencionales para reducir el dolor en zonas concretas. No obstante, hay que saber muy bien cuáles pueden funcionar en cada tejido del cuerpo.

Por ello, recogemos a continuación algunos de los dolores donde los aceites esenciales son ideales como tratamiento, pero siempre recomendamos hablar antes con un especialista y nunca dejar de tomar los fármacos que haya recetado un médico tras el diagnóstico. Si estás buscando médicos en Barcelona (Sarrià, Sant Gervasi, LesCorts, L’Eixample…) no dude en visitar nuestra sección de centros.

Aceites esenciales para el dolor de muelas

Uno de los dolores que podemos tratar a través de una terapia de aceites esenciales es el dolor de muelas, especialmente en caso de extracción dental. El clavo es el candidato ideal para esto ya que, al ponerse en contacto con la boca, genera un efecto anestésico inmediato que ayuda a calmar el dolor durante varias horas.

Aunque su aplicación es sencilla, y puede hacerse simplemente con un bastoncillo de los oídos, hay que tener cuidado ya que también es irritante para la piel. Basta con aplicar sólo un par de gotas y dejar el extremo del bastoncillo adherido a la zona durante unos segundos. En caso de ser necesario, puede volverse a aplicar.

Hay que tener en cuenta que tanto las embarazadas y menores de 6 años como cualquier persona con una sensibilidad especial en la boca deben evitar el aceite esencial de clavo. Lo pueden sustituir sin problemas por el de laurel.

Aceties esenciales para dolores de regla

El aceite de albahaca exótica es el candidato ideal en caso de dolores relacionados con la menstruación. Con un par de gotas o tres es suficiente para aliviarlos, así como para reducir la sensibilidad y dolor gastrointestinal, sobre todo en el caso de cólicos y flatulencias.

Para aplicarlo, hay que mezclar el aceite esencial con aceite vegetal o crema hidratante y masajear la zona del pubis. En caso de ser necesario, puede repetirse la aplicación hasta cuatro veces al día, ya que no tiene ninguna contraindicación y puede complementarse con otros tratamientos.

Aceites esenciales para el dolor de cabeza

Los dolores de cabeza puntuales, así como los más asiduos como las migrañas, son quizás el ejemplo perfecto de uso de antiinflamatorios como el ibuprofeno. Sin embargo, este tipo de dolor puede aliviarse también con varios aceites esenciales, siendo el de menta de campo, probablemente, el más utilizado.

Restringido a los mayores de 30 meses y las mujeres embarazadas, se aplica con dos gotas en la zona de la sien o la nuca, notando un alivio y frescor instantáneos. Además, su uso puede repetirse tantas veces como sea necesario.

Por otro lado, el frescor del aceite esencial de menta puede usarse también para diferentes tipos de dolores, como los relacionados con los herpes simple o zóster, una gran variedad de neuralgias, dolores de ciática e incluso esguinces. No obstante, hay que tener en cuenta que, si la zona donde se va a aplicar es extensa, es importante diluir un par de gotas en aceite vegetal o crema hidratante.

Aceites esenciales para el dolor muscular

Quizá el más conocido de los aceites esenciales es el de romero, especialmente útil para dolores musculares. Se trata de un analgésico y relajante muscular perfecto para contracturas, agujetas, tortícolis, sobrecargas y otros tipos de molestias y dolores musculares. Gracias a sus propiedades, produce un efecto de calor que se puede aprovechar para el calentamiento muscular.

Su aplicación más habitual es diluido en un poco de aceite vegetal o crema hidratante, aunque también puede hacerse en una mezcla en spray que facilite su aplicación. Por otro lado, debe tenerse en cuenta que el aceite esencial de romero está desaconsejado en embarazadas y menores de tres años.

Leave a reply